Salmo

Aquí yo no estuve,
recuerdo,
robledales, turberas,
amaneceres,
concheros, enterramientos,

rituales
de esperma sobre la tierra,
sacrificio,
calor en la atardecida,
sangramos,

tibieza
en los muslos,
sufrimiento graduado,
icor, dolor
comedido,

losa sobre piedra
sobre roca madre,
recuerdo
que yo no estaba,
lloramos, oramos,

hierro
en los pezones,
mito, transgresión,
piel de zorro
para los genitales,

putrefacción,
montículo mortuorio,
desangradores,
turberas, llanuras,
brumas someras,

no estuve,
signos, palabras
escritas, palabras,
significatividades,
lloramos,

recuerdo,
hierro,
útil, arma, dije,
ceniza, huesos,
imploramos,

viejo cuero seco,
fragmentos de
recuerdo,
rito, esperma
propiciatorio,

los dioses lo exigen,
espíritu
de la bruma,
rogamos,
imprecamos,

el cieno, el fango,
inframundos ciertos,
la noche,
la poseerás,
instante incierto,

pechos, vagina
exenta,
trazo geométrico,
nalgas
semiesféricas, sed,

símbolo, código,
significado,
propiciación,
pléyades,
rogamos, oramos,

robledal, espíritu
de la sed,
bebe
el esperma que se te ofrece,
imploramos,

bebe en mi sed,
consumación,
amaneceres, albores,
pléyades,
agradezcamos,

recuerdo,
aunque no estaba,
lluvia, llovizna,
humedad,
recuerdo.
.


ēgm. 2018

Giorgio Manganelli

Escribe, escribe


I

Escribe, escribe;
si sufres, utiliza tu dolor:
tómalo en la mano, tócalo,
manéjalo como un ladrillo,
un martillo, un clavo,
una cuerda, una cuchilla;
una herramienta, en suma.
Si estás loco, que sin duda lo estás,
usa tu locura: a los fantasmas
que atestan tu camino,
úsalos como plumas para hacer colchones;
o como preciosas sábanas
para noches de amor;
o como banderas de extintos
regimientos de bersaglieri.

II

Usa las alucinaciones: un
ectoplasma sirve para iluminar
un círculo de la mesa de madera
suficiente como para escribir algo egregio;
usa las fulguraciones eléctricas
de una mente enferma,
cocina tu alimento en el fuego de tu corazón,
condimenta con tu alma herida
la ensalada, tu vino
rojo como sangre, o blanco
como la savia de una planta cortada y moribunda.

III

Usa tu muerte: la gráfica
gentileza gótica de tus gusanos,
las pausas elegidas de la nada
que escanden tus palabras
jadeantes y ceremoniosas;
usa la mortaja, usa los candelabros,
y de las letanías puedes hacer
un estribillo a la melodía –improbable–
de las esferas.

IV

Usa tu infierno total:
calienta los muñones de tu nada;
congela tu ardor genital;
con la uña escribe en tu nada:
la primera línea.
.


Giorgio Manganelli. Scrivi, scrivi
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Ansia y ausencia

metà corpo e metà ombra
Emilio Villa

.
Medio mucho y medio poco,
medio ofensa, medio coba;
medio aullido, medio moco:
medio pava, medio loba.

Medio canto, medio solfa,
medio rito y medio danza;
medio asceta, medio golfa,
medio culo, media panza.

Medio hable y medio calle,
media acera, medio corra;
medio vuele, media calle:
medio ángel, medio zorra.

Medio escombro, medio guerra,
medio ansia y medio ausencia;
medio pulga, medio perra,
medio polvo, medio urgencia.

Medio vida y medio muerte,
medio grieta, medio gruta;
medio riesgo, medio suerte:
medio loca, entera puta.
.


ēgm. 2018
A partir de →Emilio Villa. Luogo e impulso (La scrittura della Sibilla, p. 73. pdf)

Emilio Villa

Tres poemas de ‘Zodiaco’


.
1

crepúsculo de la sombra, la Señal Testimonio
se ahoga en el Recuerdo, nuevamente pleno
de inquietud oscura: oh, bueno
es el nombre del Cielo, favorable, cuando
la Oscuridad, ciegamente desgarrándose
aborta y genera la realidad
de la Tentación Horrenda, y el Olfateo:
que es esa la espada en forma de pez
de la invisibilidad.

entonces nosotros dos juntos hemos visto
aparecer la sangre de las Acciones Antiguas
desde el plano inclinado del tiempo, al que
se le puede extraer sangre: y hemos visto
Flujo y Reflujo húmedos de sangre:
y hemos visto a la Fatal Conformidad
resuspender siempre adelante
lo que no sucederá nunca.

pero un incorruptible pequeño golpe de viento,
furtivo, vagando como brisa sin retorno,
ha ofrecido el Fin; y las Reconciliaciones
ahora, poco a poco, vuelven a florecer.

2

escintilada tan de improviso,
e indistinta, como la imprecación
de la gaviota herida en el pecho
por una tremenda incertidumbre de la vista,

así la Voz del Ombligo,
el presagio sonido
del Ombligo, ha agitado,
excitado, la parte más íntima
del universal Principio
de la Atmósfera:

pero esa, inocente, no cesa nunca
de consumirse y desaparecer.

7

he aquí que así el Perro alado, ahora,
aun no sabiendo por qué medios
puede él mismo traer la suerte,
ni logrando hacer entender de qué
tienen necesidad las almas, todas,
y las sustancias primigenias
y las muchachas matutinas, he aquí
que auroral surgió, oblicuamente,
desde abajo, desde el exilio,
consciente de ser él mismo
entre los otros, precisamente el Perro:
pero desde este momento, todo
lo que el Perro, desorbitados
los grandes ojos estúpidos, ha suscitado
y tensado, he aquí el grito del corazón
que alguien devastará:
y sin el Perro, el tiempo exacto
llegará, cuando la sombra total
haya descendido sobre el higo
que no madura nunca.
.


Emilio Villa. 3 poesie
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Leila Ortiz

Soy una puta apocalíptica


.
Piernas extendidas, destrucción
oscura y hedionda. Mi corazón
es una máquina de muerte, solitaria
como el escombro. Mis brazos de fuego
abrasan lo que tocan. Todo en derredor
es tierra triturada. Lloro lágrimas
de zorra, me pongo lápiz labial y colorete.
Mi hedor es el hedor de un animal
atrapado en una inundación, arrastrado
por la corriente hasta quedar varado,
podrido en su interior, vivo. En estos
días-del-fin-del-mundo mi puterío
es tierno. Bebo agua del
hueco de la mano con un sucio
vestido ajustado.
.


NOTA. La palabra puta en el título está en español en el original y donde traduzco mi puterío el original dice my puta ness.


Leila Ortiz. I’m an Apocalyptic Puta
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Emilio Villa

 

Lingüística

.
No hay orígenes. Ninguno. ______ Ni se puede saber si.
Si eran los orígenes ni tampoco.
____ Ni tampoco hay razón para que nazcan
____ los orígenes. _______________ ¿Nada más
____ la fe, _______________ ¡ídolo de Amorgos!

que dice originar los orígenes en el tacto en el acento
en el sueño mortal de lo necesario?
No, no hay más orígenes. ____ No.
________________.______________ Pero
el tránsito provocado por las ideas antiguas-y por los impulsos.
Y cualquier ambiguo que germine intacto
____ de las relaciones
____ de las trayectorias
____ de las radiaciones
____ de las concepciones

____ lugar sin historia.
____ Lugar donde todos.
____ Y donde la consciencia.
____ Y donde el donde.

Para reconocer la inconmensurable semilla del vértigo oscurecido

______________________ las articulaciones rotas en los vínculos
______________________ la transparencia de los cartílagos
______________________ la ciega conmoción de los follajes

agrícolas en las fuerzas
exteriores, y el análisis yace
grabado en el cuerpo del acento.

_____________________________________________________ No.
No hay más. Ni origen en las ramas. _________ Ni ningún origen.

Quien detenga los sintagmas saciados en el sortilegio
de la consistencia usa el espíritu sin remedio en el momento
indecisivo como una brújula inadecuada, no experta, por lo cual
no podría hacer nada más, nada, sombra inferida y referida,
proyección sin esencia, de modo que especular sobre el común tedio
es juego párvulo, y cada instante-fonema
aún hoy día avecina guerra y tiempo consumado, y el peso
corrompe la sombra de los trámites de la esencia.

Y esto sería. ______ Este el fin concebible:
si a través de la idea máxima del peligro y de lo indistinto se curva
el alma extrema en la atrición del hidrógeno y ozono y los días
acerbos suman días a los días cotidianos en la heráldica
prosodia de las tangencias,
sofocando cada flujo de infalible irrealidad en:
____ los verbos
____ los neologismos.

Quien los brazos elevaba saciados de violetas en el latido surtido
hoy parangona cada ruina que parangona con el espíritu
inmune que puebla y corruga en segmentos el nimbo
de los testimonios históricos, de las parábolas en la matriz
confusa de las parroquias y en las amplias zonas
de caza y pesca y de otras enérgicas tareas culturales.

Y no por esto celebro conscientemente el germen
____ sepultado, más allá,
y celebro el étimo corroído por los iris fónicos,
____ el étimo inmaduro,
____ el étimo culto,
____ el étimo en los espacios averiados,
____ en los mínimos intervalos
____ en las conjunciones,
el étimo de la soledad poseída,
____ el étimo en la sed
y en la sed idónea para las fósiles rocas iluminadas
____ por la fosforescencia idumea, ___ ¡ídolo de Amorgos!
.


Emilio Villa. Linguistica
Emilio Villa. Linguistica (La scrittura della Sibilla, p. 12. pdf)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Larissa Pham

A veces incluso eres curioso


.
Tú no crees en nada, porque creer en algo
es creer en todo. Viste la línea de mi espalda
a la luz de la luna a través de mi camisa y me tocaste.
Si la teoría cuántica puede explicar un fantasma,
¿sigue siendo un fantasma? Yo te hablé de las casas
en las que he dormido y que me daban escalofríos, de los cuartos
con sombras reunidas en los rincones. Hablabas
de la muerte mientras desabrochabas mis pantalones cortos
y los sacabas de mis caderas. Tú no tienes miedo a morir.
A veces incluso eres curioso; tu boca relumbra con ello.

Horas después estoy en New Haven. Tengo el pelo mojado.
Recuerdo cómo brillaban las luciérnagas mientras estaba
sentada en Prospect Park, en aquella neblina crepuscular:
una araña me mordió en la muñeca provocando
la reacción de histamina que dejaría mi piel tensa y blanda
mientras yacía contigo en el sofá;
los intensos lienzos del alba pintaban de luz nuestros cuerpos,
un negro aclarado de enjuague bucal y restos de tu esperma
endulzaban mi lengua.

Me refiero a la forma en que se elevaban, como una densa
y espectral masa, estos pinchazos de luz pura, sin calor,
parpadeando cuando el sol se ponía,
mientras se extendía la oscuridad, lanzada
a través de la hierba, nadando entre mis piernas,
su verde resplandor tan inquietante como si alguien
hubiera encendido una lámpara en la habitación del dios
que nos ama, que pone su mano sobre nuestras bocas
para detener nuestro llanto.
.


Larissa Pham. Sometimes, You Are Even Curious
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda