Imaginé sus ojos,

rumor de nieve en torno a los alerces,

imaginé sus ojos,
aleteo de sombra en niebla rota,

imaginé sus ojos,
deseo de la fresa por el mirlo,

imaginé sus ojos,
fugacidad de vino fresco y fruta,

imaginé sus ojos,
embriaguez del azor en la borrasca,

imaginé sus ojos,
aliento de magnolia atardecida,

imaginé sus ojos,
letargo de la arena en el invierno,

imaginé sus ojos,
flujo del tiempo en algas y marea,

imaginé sus ojos,
resurrección del sol sobre la elipsis,

imaginé sus ojos,
idea del espacio navegable,

.
sus ojos de malicia, lirio y cuarzo.
.


ēgm. 2018

James Newell Osterberg

Quiero más


.
Voy caminando,
voy fracasando,
necesito algo que encontrar:
más veneno,
más dinamita,
más desastre;
lo necesito más que nunca antes,
pero todo es cada vez más caro.

Mi vida va bien hasta ahora,
aunque hay algo que me falta:
más verdad,
más inteligencia,
ja, ja,
más futuro,
más risa,
más cultura,
–sin olvidar la adrenalina–
más libertad.

Necesito algo más que la simple rutina,
y cuanto lo más pienso, más lo necesito.
Más alquitranes,
–cogeré más dinero–
más champán,
–sin olvidar mi cerebro–
más pisos,
más puertas,
más mostaza,
sal y pimienta.

Necesito algo más que la simple rutina.
A todo el mundo debería gustarle su trabajo
y vivir su vida y conservar su orgullo,
imperturbablemente felices con quien aman,
con un futuro emocionante
sobre lo mejor de la tierra.

Necesito algo más que la simple rutina,
y cuanto lo más pienso, más lo necesito.
Mi vida va bien hasta ahora,
pero no es suficiente para mí
y
quiero más,
quiero más,
quiero más.

Más que nunca antes
necesito llevar una existencia disipada
y escuchar discos ásperos
y disfrutar mi declive
con más problemas de amor,
más distancia,
más futuro,
más cultura.

Quiero más,
quiero más,
quiero más.

Más.

.


Youtube: Iggy Pop. I Need More
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

De la observación de los elementos físicos

A partir de observaciones reales
alcanzamos conclusiones dudosas
dependiendo de si llueve o decrece

la luna; debe inferirse de ello
que, natural o adquirido, el saber
percibir sí vale la pena, a menos

que se abandone a sus propios recursos,
intencional o innecesariamente,
tanto si el clima es condescendiente

como arcoíris, isla o lapislázuli,
o si lino, nogal o alcor, corcel
o elefantes, espiga o galopadas,

ya sea erupción o ya fuste de mármol
ceroso del roce de cien mil pieles,
tanto pájaro como maldeamores,

ya sea hormigas en el perineo
como relámpago de dopamina,
ya se trate de alfombra, cama o césped,

o crambe o playa, o campo de amapolas
inflamadas de la luz del verano
o agrio temporal en los roquedos,

ya espejo o farallón, parpadeante
estrella tras la nube o precipicio,
o erección, acción y eyaculación;

ya bien vagina o pubis afeitado
cada sábado a media tarde, ya
perla o nácar, ya fórmula o blasfemia,

tanto si llueve o si orina la luna,
caemos en aciagas conclusiones
observando fielmente lo real.

.


ēgm. 2018

Sábado de Ceniza

1
No es aquí o allá,
o quizá ningún lugar:
de vez en cuando alguien
ladra algo negativo de alguien.

2
Hipocorístico en lugar de nombre,
agente doble en un planeta extraño.

3
Nada cambia nunca nada,
o bien
el todo cambia el todo todo el tiempo.

4
Ir, y no querer hacerlo,
después volver y hacerlo; luego
fingir no haber ido ni vuelto a nada.

5
Pero el desorden de la conjunción
no desconjunta el conjunto.

6
No es esta circunstancia o otra,
–es cierto, ante o va u
ni tuya o mía: es quizá un acaso,
o acaso es un quizá.

7
La anfractuosidad del tiempo
es solo visible desde la orilla
de la medianoche.

8
Todo el año con disfraz,
excepto cuando cruge (cruje y ruge)
el fiero mal humor.

9
Decir la mentira adecuada
del modo correcto
nos reafirma en la realidad.

10
Quemaron al Felipiño en la playa
–ahora es el sábado–
y el mar se tragó sus cenizas.

El carnaval se ahogó en alcohol.

11
El significado del cuadro cambia
visto cien años más tarde:
revela precipicios más oscuros.

12
¿Puede un hombre en la Tierra disfrazarse
de bacteria alienígena?

13
Y en cuaresma, ostras y almejas;
sobre todo suculentas almejas.

.


ēgm. 2018

Queso

L’amour ne meurt jamais de besoin,
mais souvent d’indigestion.
Ninon de Lenclos

.

No es un perro loco (si los perros
estuvieran locos) soltado del
infierno (si existiera algún infierno)

que aúlla a las arañas del garaje
de la vecina mientras ella ajusta
las tiras de su liguero a las medias,

no es un milagro (si hay milagros)
ni (si hay brujas) un cuesco de bruja
retumbando en las montañas, ni es

mucho más que el hambre, o la sed nublosa
de la mañana siguiente a un gran día
reinando sobre el polvo, ni tampoco

más que serotonina y dopamina
e irreductibles instintos atávicos;
aunque, en realidad,

mirándolo de forma menos técnica:
¿por qué carajo me hablas de amor
cuando quizá lo que quieres es queso?

.


* El amor nunca muere de hambre, sino, a menudo, de indigestión.
.
ēgm. 2018